viernes, 26 de marzo de 2010

MIS RECUERDOS EN EL PARQUE DE ATRACCIONES

Esta semana me han venido un montón de recuerdos de diferentes momentos de mi infancia, mi adolescencia y mi época universitaria. Hoy no os voy a hablar de la ELA si no de algunos de esos recuerdos, en concreto hoy del Parque de Atracciones.

Aunque muchos vincularéis los recuerdos del Parque de Atracciones a vuestra infancia, yo los mejores los tuve en mi época universitaria. La verdad que a mi nunca me gustaron excesivamente ni la montaña rusa, ni la noria, ni otros similares, porque siempre he tenido bastante vértigo. Yo era el acompañaba y cuidaba de las mochilas mientras los demás disfrutaban gritando como posesos. ¿Y qué era lo que me gustaba a mi? Comer sin parar "Gofres de Chocolate", no sé cuántos era capaz de comerme. Ahh y teníamos un amigo de la FACUL que trabajaba en un puesto de bocadillos y nos lo llenaba siempre más de la cuenta cuando no miraba su jefe, "El Gran Fernando" ¿Qué habrá sido de él?

Otro gran recuerdo del Parque y la principal razón para ir eran los Conciertos de Música. Era una de las formas más cómodas y baratas de ver buenos conciertos. Recuerdo especialmente los de Luz Casal, Los Secretos, Joaquín Sabina, Danza Invisible, y un largo etc... Nuria y yo solíamos comprar lo que llamaban la entrada de paseo, que incluía dos atracciones para cada uno y mientras ella usaba mis tickets yo por supuesto me comía algún gofre. Y si alguna vez usaba alguno de mis tickets era en algún absurdo juego de baloncesto o carreras de camellos. Vamos que alguno pensara que este tío era la alegría de la huerta.

Creo que fue un lugar en el que disfrutamos mucho en muy distintas ocasiones y que siempre nos traerá grandes recuerdos.

Seguro que muchos recordáis aquello de: "ven al Parque, ven a vivir el Parque con tus amigos". Yo lo hice y guardo grandísimos recuerdos de ello. Y alguna amiga de la facul se convirtio en novia y luego en mi mujer, "mi Nuri".

8 comentarios:

Cantares dijo...

Creo que no hay nada mejor que tener a tu mejor amiga/o como esposa/marido segùn se lo vea.
Me encantò el relato,a mi tampoco me gustaban las alturas,me encantaban los juegos màs tranquilos, las tazas que giran, el carrousel,los autos chocadores.
Precioso post.
Besos para ambos

mikel dijo...

Nosotros estuvimos en el 2009. Y en el 2010, repetimos
Un abrazo d OSO

Alijodos dijo...

Me flipan las atracciones..mis sobrinos siempre esperan que me suba con ellos..luego cuando mis hijos quieran ya no tendre edad..en fin..un abrazo...

Maria dijo...

Me encanta el parque ,yo solia ir con un noviete que al final fue una jodienda jeje .
Mis mejores dias de parque los pase con mi prima montabamos en todo ,espero que cuando mis hijos sean mas grandes repetir con ellos ,un beso muy fuerte para ti y para nuria.

Tomas dijo...

Que bonito relato sobre gratos recuerdos

Pilo dijo...

Me gusta!
Yo era de la q subía en todas las atracciones, y de las que repetía una y otra vez. Mi chico, era el que se quedaba mirando cómo se movían esos cachibaches...jejeje, comiendo, como tú, gofres con chocolate y lo que se terciara, pq yo era un ¡"coñazo"! subiendo a ¡todo! Santa paciencia del pobre...jejeje
Algodones dulces y manzanas con caramelo ¡qué rico, por dios! Y, ése Miguel Bosé, la Década Prodigiosa...etc...que tantas emociones nos daban...Jolines, qué tiempo...Recordarlo es endulzarnos el corazón, como ésas manzanas que me zampaba!!!
Ya dejé el parque de atracciones...Ahora subo a la Noria de la vida, como todo hijo de vecino. Un besazo y gracias por tus palabras, como siempre, emotivas a tope!
Besos también a tu chica!

Anónimo dijo...

Hola Raul soy Lily de Argentina gracias por tu respuesta.
He pensado en ti y me tome el trabajo de buscar esta poesia de Mario Benedetti y te la quiero dedicar para darte mucha fuerza a seguir adelante a vos y tu esposa...espero les gusteee.Besos

"EL ARBOL DE LOS AMIGOS"

Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices
por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar,
mas otras apenas vemos entre un paso y otro.
A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.
El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá,
que nos muestra lo que es la vida.
Después vienen los amigos hermanos,
con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.
Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.

Mas el destino nos presenta a otros amigos,
los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino.
A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón.
Son sinceros, son verdaderos.
Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz.

Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón
y entonces es llamado un amigo enamorado.
Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.
Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo,
tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas.
Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro,
durante el tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes,
aquellos que están en la punta de las ramas
y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.
El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas,
algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.
Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca,
alimentando nuestra raíz con alegría.
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad.
Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única.
Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevarán mucho,
pero no habrán de los que no nos dejarán nada.
Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida
y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

PD:Un fuertee abrazooo!!!:)

Manueal dijo...

Hola Raulillo,
Me ha encantado leer tus reflexiones y recuerdos sobre el paruqe de atracciones.

Yo era un poco como tu, me mareaba en casi todo lo que se movia y me molestaban todos estos histericos gritando, no se sabe porque.
Definitivamente, mis mejores recuerdos pertenecen a mis años adolecenciales y posteriores. Los cociertos eran increibles. Me recuerdo uno de la orquesta Mondragon que fue la apoteosis, y por supuesto los de los cantautores; Sabina, Serrat, Aute... y algun que otro olvidado.
En el fondo, soy una romantica a pesar del disfraz de pragamatica.
Gracias por evocar todos estos recuerdos, que casi habia olvidado.
Un beso muy fuerte.
Manuela