martes, 2 de junio de 2009

AFRONTANDO LA ENFERMEDAD

Cada cierto tiempo tengo conocimiento de nuevos casos de ELA a través de algún enfermo o sus familiares. Las preguntas y dudas en los primeros momentos suelen ser siempre muy parecidas. Asumir el diagnóstico y lo que ello implica es muy complicado y en algunos casos imposible. A los enfernos nos suelen decir que pensemos más en el aquí y ahora, y no tanto en el futuro, que aprovechemos el momento, pero eso a veces nos asusta más. En el fondo, queremos pensar que tendremos tiempo para poder hacer todo lo que nos planteemos, pero la ELA es un enemigo voraz y no tenemos el tiempo como aliado.

Es fundamental que nos pongamos las pilas desde un principio y aprovechemos todas las oportunidades que tengamos tanto en lo personal, como en lo médico. Por ejemplo, no dejar pasar la ocasión de participar en algún ensayo clínico, solo por dudar de que su resultado vaya a ser positivo o negativo. En realidad no perdemos nada, lo único que podemos hacer es ganar y ayudar a que otros ganen.

Todo lo contado, también vale para los familiares. Cuanto antes asuman la enfermedad, antes estarán en disposición de poder ayudar plenamente al enfermo.

¿Y los amigos? Esta es otra gran duda, de muchos enfermos ¿Qué pasará con los amigos? La respuesta es clara, quedarán los que verdaderamente se pueden llamar así, el resto irá desapareciendo poco a poco escudandose a veces en un montón de excusas vanales. Esto no nos debe preocupar, ni le debemos dedicar ni un minuto de tiempo, porque nos desgasta y no nos ayuda para nada. Disfrutemos de la gente que realmente merece la pena.

Espero haber ayudado a todos aquellos que desgraciadamente se hayan topado recientemente con la ELA y por supuesto a todos aquellos que me lleváis tiempo leyendo. A mi también me ayuda, el saber que lo que aquí expreso sirve para algo.

6 comentarios:

E dijo...

Raúl:

Tan solo quiero confirmar que, efectivamente, lo que expresas aquí en tu blog sirve para mucho.

Gracias.

Pilo dijo...

Eres grande, Raúl! Y un ejemplo para todos los que te conocemos a través de este blog o en persona. Escribes con una claridad increíble, y lo haces porque tus sentimientos son libres y están repletos de fuerza. Gracias por ser como eres, y gracias porque nos DAS a todos una lección ejemplar de vida. Sigue palante!!! Te seguimos.
Un besazo a Nuri y a tí.
Pilo

Eva dijo...

¡Hola, Raúl! Con esa actitud que tienes ante la vida (y ante la muerte, que no es más que el final de "esta" vida para todos nosotros)lo que me extraña es que te puedas haber quedado sin un sólo amigo menos de los que tenías antes. Tu profundidad debería hacer que tuvieras Muchos Muchos más, porque eres realmente excepcional. Como tu, opino que "ellos se lo pierden". Yo, Raúl, que soy esc´ptica pero por alguna razón extraña creo en la reencarnación (optimismo? jeje) creo que entre las personas hay varios niveles de conciencia... y los que están en los niveles más bajos (no digo peores, pero sí menores), no se dan cuenta de las cosas importantes... no porque no quieran (queramos?)... sino porque AÚN no son (somos?) capaces. Tú sí. Eres afortunado. Y, en esta misma vida, espero que el destino te ayude como tú ayudas a los demás. Un beso enorme.

Román dijo...

Considero un privilegio leerte, Raúl. Te conozco a través de mi gran amiga Eva y coincido plenamente en todo cuanto dice aunque por desgracia yo no llegue a tener esa perfecta naturalidad conque ella sabe solidarizarse con todas cuantas causas nobles conoce. Admiro tu valentía y considero que eres un ejemplo para todos. Solo puede aprenderse de verdad la actitud correcta ante la vida, de aquellos que saben hacer frente a la adversidad con la entereza que tu demuestras.
Con afecto
Román

jrrofi8més dijo...

€i! Positivas palabras! Estás en lo cierto, cada minuto hay que aprovecharlo, jo casi vivo sin pensar que soy un elático, un veterano de 8 años, la ELA y jo somos uno. Besitos a Nuria y como no para ti. Josep Rof

Cristina de Moral dijo...

Raúl, no te puedes ni imaginar la fuerza que nos dás con tu ejemplo. Eres un ser humano excepcional y extraordinario. Espero que te hayas recuperado del todo.

Un millón de gracias por ser como eres!