domingo, 7 de junio de 2009

RECOMENDACIONES PARA VIAJAR

Tal y como me pidió José en un comentario en el blog, voy a tratar de dar unos pequeños consejos a tener en cuenta antes de iniciar un viaje.

Si vamos a viajar en avión, debemos comunicar a la compañía aerea con bastante antelación, que somos personas con movilidad reducida y vamos en silla de ruedas, para que nos faciliten los traslados hasta el avión, tanto en el aeropuerto de ida, como en el de llegada. Es importante antes de comprar el billete cerciorarnos de que nos van a dar este servicio, porque nos tienen que dar un código que hay que llevar cuando se va a facturar. Y es importante ir con bastante antelación al mostrador de facturación para realizar todos estos trámites.

Recomiendo no facturar la silla de ruedas, aunque te ofrezcan ir en una silla del aeropuerto hasta la entrada del avión. Es bastante común que se rompan las sillas que se facturan. Por otro lado, cuando llegas a la entrada del avión, es cuando se ha de realizar el traslado de tu silla a una más pequeña con la que accedes dentro. Si tu silla tiene cabecero, y reposapies, quítalos y que alguien que te acompañe se los meta en una bolsa como equipaje de mano y los guarde, porque puede pasar que se rompan o se pierdan si se dejan junto con la silla.

Para realizar el traslado de una silla a otra, es importante que sepáis que normalmente la gente que lleva a cabo este traslado no sabe cogernos. Es mejor insistir en que lo hará alguien de nuestros acompañantes, o si no es posible, darles indicaciones exactas de cómo hacerlo. Y lo mismo para cuando haya que pasar de la silla al asiento del avión. Insistir también en que os pongan en el asiento que le puede quitar el reposabrazos (esto a la hora de facturar recordarlo y a la tripulación), los reposabrazos nos hacen polvo.

Si en el aeropuerto os preguntan si preferís ir solos hasta el embarque o acompañados, decir acompañados, es mejor. Además la persona que va en silla de ruedas y los acompañantes son los primeros en subir al avión, y a la hora de desembarcar son los últimos.

Consejos médicos: antes de viajar es conveniente hacerse la tarjeta sanitaria europea, que se consigue rápidamente en las oficinas de la seguridad social, preguntad en vuestro centro de salud, para que os digan dónde os corresponde ir. Se hace en el momento con el DNI y la tarjeta sanitaria normal. Llevad todos los informes médicos que tengáis, si podéis incluso en formato electrónico, con la medicación que tomáis. Ya puse en otra entrada varios dispositivos de almacenamiento USB que servían para guardar todos los informes, alguno incluso traducía la información a varios idiomas.

Otras sugerencias: Os recomiendo que llevéis una botella de plástico en el equipaje de mano, y toallitas de WC. En teoría los baños de los aeropuertos están adaptados, pero me he llevado alguna mala sorpresa y la botella me ha servido para salir del paso. Para ello eso si, necesitaréis la ayuda de 2 personas, una que sujeta y la otra que pone la botella. Esto además es útil para ir de un lado para otro, cuando estás visitando sitios.

Elección del Hotel: tenemos que asegurarnos de que la habitación nos asignan está correctamente adaptada. Seguramente nunca lo va a estar al 100% pero hay que intentarlo. Podemos informarnos de si la ducha está a RAS de suelo, de si dispone de una silla o asiento para la misma y de la altura de la taza del inodoro. También es importante la apertura de las puertas para acceder con nuestra silla. Por otro lado, también debemos informarnos del acceso al hotel y de la accesibilidad de las zonas cómunes.

Excursiones por la ciudad: ¿existe transporte adaptado para ir en silla de ruedas? ¿taxis, autobuses o coches de alquiler? Antes de salir de viaje, tratad de conseguir esa información, e incluso contratar con antelación el servicio de taxi, para el traslado del aeropuerto al avión. Preguntad cómo son de seguros, indicad las personas que váis, los bultos... Si queréis visitar sitios determinados, buscar información en Internet sobre la accesibilidad del mismo, e incluso contactar con ellos con antelación. Además en algunos sitios existen descuentos para personas con minusvalía y el acompañante.

Otras cosillas: Llevad siempre caramelos (para la sequedad de garganta, exceso de saliva, tos), pajitas (si tienes dificultad para beber), toallitas (para el sudor de las manos, frente)...

Otro día hablaré de los viajes en coche, espero José que estos pequeños detalles que he puesto aquí te sirvan y también al resto de las personas que me leen.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Minucioso repaso a las necesidades. Lo que hace la practica, verdad?. Un saludo
M.A.

jrrofi8més dijo...

€i! Raúl que bien me lo has descrito, lo guardaré por si un día decido viajar, me gustaría ir a Manacor pero nunca disponemos de absoluta libertad para hacerlo (8niétos) y también reconozco que somos de casa. Un abrazo Josep Rof

jose dijo...

Muchisimas gracias por toda la informacion,eres un crak.Si algun dia necesitas algo de un valenciano,no lo dudes aqui me tienes para lo que sea,un fuerte abrazo para ti y para tu mujer.