domingo, 22 de febrero de 2009

LA CRISIS

La Crisis, ¿de qué tipo de crisis podríamos hablar?
Por un lado, está la crisis económica que afecta cada vez a un mayor número de familias. ¿Quién no conoce a alguien que se haya quedado sin trabajo en los últimos meses? Y pronto, desgraciadamente, es probable que tengamos a nuestro alrededor más gente en esa misma situación. Dicen que llegaremos a los cuatro millones de parados este año y por eso, por la cifra, es por lo que hay una gran preocupación.
Esto de la cifra, me recuerda a las enfermedades. Muchas veces se las tiene en cuenta cuando el número de enfermos es muy alto, si no importan poco. Si somos 4000, como en la ELA, da igual que nos estemos muriendo, NO SOMOS UNA CIFRA IMPORTANTE.
En ambos casos, podríamos seguir haciendo paralelismos. Por ejemplo, en el caso de la crisis económica, son los bancos los que prefieren hacer beneficio a ayudar un poco. En el caso de las enfermedades son los laboratorios farmaceúticos los que solo invierten en las enfermedades famosas o que les van a dar beneficios.
Desgraciadamente en esta sociedad, los parados y los enfermos, no somos más que una cifra, un número, un expediente o un historial.
¿PERSONAS? Si soy Político es mejor pensar en números y no en personas,
  • porque así me implico menos, porque así da igual que no cumpla lo que prometí en su día,
  • porque así me puedo ir a la cama y no sentirme culpable,
  • porque así puedo seguir peleandome con otros políticos y seguir sin resolver los problemas verdaderos de la calle,
  • porque así puedo creerme todas las mentiras que transmito, ya que no pienso en las consecuencias reales para las personas, porque para mi son sólo números.

¿PERSONAS? Ojos que no ven corazón que no siente.

6 comentarios:

Carmen dijo...

Que razón tienes Raúl,que lástima que ellos no tengan un problema en casa como el nuestro, no le deseo esto a nadie pero tal vez fuera necesario para que abran los ojos y dejen de satisfacerse ellos mismo.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Es vergonzoso.
Los politicos se supone que tendrian que estar pendientes de las necesidades del pueblo y ya ves, les han entregado un dinero a los bancos que no sueltan y la gente perdiendo primero el empleo y, a consecuencia de ello, los pisos van detrás.
Legislaron la ley de dependencia y ya lo sabes por tí mismo: tarde, mal y algunos sigue sin llegarles.
Ahora estan reduciendo horas de las que tenían concedidas de ayuda a domicilio para las personas mayores y estamos a primeros de año que es cuando, normalmente, abren un poco la mano porque es cuando tienen el presupuesto recien concedido a si que, no sé lo que va a pasar con las ayudas del ayuntamiento este año.
¡Esto es un desastre!
M. Angeles

Rubén dijo...

Excelente reflexión, mucho ánimo.

Anónimo dijo...

Día de las enfermedades huérfanas
http://www.enfermedades-raras.org/es/default.htm

Ramon dijo...

Hola Raul,
Evidentemente en tiempos de crisis la competencia por obtener fondos para investigar aumenta, y ello repercute en la falta de financiación de proyectos interesantes. Sin embargo, quiero seguir pensando que los pocos fondos que nos quedan se dedican a aquellos proyectos que han sido seleccionados por ser los más competitivos. Actualmente me encuentro en EEUU, y ha sido francamente interesante encontrarme con la situacion de solicitar un proyecto a una entidad privada española. Esta entidad concede dinero a cuatro proyectos en enfermedades neurodegenertivas, entre ellas la ELA. Con ello quiero decir que aunque la crisis financiera nos afecta a todos, las personas dedicadas a la investigación de ciertas enfermedades no cambian de idea por el efecto de la crisis. Sólo se hace más dificil la obtencion de fondos, para lo cual debemos ser más creativos y trabajar más duro para conseguir los pocos fondos que quedan en tiempos de crisis.
Un saludo,
Ramon

Anónimo dijo...

El Gobierno el mes pasado repartio, segun las noticias, 30.000 millones de Euros. Pues si en vez de repartilo ala banca, lo reparten entre todos los ESPAÑOLES, tocariamos a unos 652.000.- Euros. Que os parece..

Un abrazo.
Pedro -enfermo e.l.a.-