miércoles, 4 de junio de 2008

La 11 izquierda

La 11 izquierda fue el primer sitio donde aprendí a luchar contra la adversidad y a valorar lo que tenía.

¿Qué es la 11 izquierda? Es la planta 11, lado izquierdo del Hospital Ramón y Cajal. Allí está Gastroenterología. En esa planta ingresé varias veces entre los años 1993 y 1996.

¿Qué aprendí allí?
A que aunque la situación sea muy mala siempre hay esperanza. Recuerdo que la primera vez que ingresé tardaron casi un mes en saber qué me pasaba. No paraba de vomitar por el día y por la noche la diarrea era continua, podía ir hasta 13 veces por noche y me quedé dormido en el cuarto de baño más de una vez. Tenía 20 años, pesaba unos 65 kilos y me había quedado en 47 kilos cuando descubrieron qué pasaba. Esa angustia de esos momentos creo que me ha ayudado a saber que hay que luchar hasta el final y no dejarse llevar por desesperada que sea la situación.

También aprendí a que hay que valorar a todos los que tienes alrededor porque aunque uno sea el enfermo, todos los que te quieren sufren al verte enfermo y tratan de ayudarte como pueden. El "mal caracter" que muchas veces nos sale a los enfermos contra esas personas es fruto de la frustración e impotencia que sentimos. Yo trato de controlarlo pero se escapa a veces. Pido perdón a los que lo hayan sufrido.

Aprendí a levantarme después de cada "golpe". Las continuas recaídas me ayudaron a no rendirme. Durante esos años fueron constantes y creo que me sirvieron de aprendizaje para que ahora intente afrontar la ELA y sus continuos golpes.

Aprendí a valorar la comida de mi madre. La del hospital, especialmente mi dieta, era muy mala. Aún recuerdo una merluza supuestamente hervida que tenía hasta escarcha y cómo mi padre me insistía en que comiese algo a pesar de que veía que era muy mala.

En fin que en los malos momentos se aprende mucho. La 11 izquierda fue una "escuela" para mí.

Otro día hablaré de personas y personajes que he conocido en los hospitales, un tema que es más divertido o, al menos, curioso. Allí convives con gente de todo tipo... otro aprendizaje.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta tu blog. Eres la ostia.

Anónimo dijo...

Vaya, vaya el Ramón y Cajal. Yo también lo conozco, pero por ONCOLOGÍA. Menudo sitio y qué personajes.

Me gusta la forma de describir esta experiencia tuya. Se nota que tienes un humor muy inteligente.

Me divierto contigo.


Julio Cesar

Manuela dijo...

Hola majo

Espero que ya te sientas mejor de la gastroenteritis.

Se te veia cansadillo el viernes pero la verdad es que lo pase muy bien con vosotros.

Si, definitivamente tienes un sentido del humor fantastico. Siempre he pensado que las personas con cafacidad ironica y sentido de humor tienen "un no se que" de mas, como poco son mas inteligencia.

los hospitales son autenticos ecosistemas, y no falta de nada. Estan llenos de grandes personas, grandes historias y grandes dramas. Quien mejor que tu nos lo puede contar!

Sigue contandonos historias... la tuya y las de los demas.

Un beso

Manuela