martes, 14 de julio de 2009

UNA PETICIÓN DE UN AMIGO INTERPLANETARIO

Hoy he vuelto a darme una vuelta con mi platisilla por la casa de mis amigos Raúl y Nuria, y encontré a ésta muy cansada. Se que detrás de esa fuerza, de ese sentido del humor, de sonreir siempre, de intentar animar a Raúl, hay una persona que trabaja las 24 horas del día. Y eso tiene diversas consecuencias.

Si, así es la vida del cuidador. Dormir no es algo que practique mucho, de 3 a 4 horas, pendiente de las necesidades de la persona que tiene al lado. Al cuidador da igual si le duele la espalda, si está con fiebre o si simplemente no tiene ganas de hacer nada, sabe que cada día ha de levantarse y ponerse las pilas con la persona que tiene al lado y consigo mismo.

Si el cuidador, el gran desconocido, el que parece que está pero no está. El enfermo es el que más sufre, pero el cuidador no tiene ni un minuto para él en muchas ocasiones, vive para y por todo lo que le suceda a la persona que necesita más ayuda. Ha de estar en todo, y sabe que no puede permitirse errores, porque tiene que atender a una persona, no a una cosa.

Como decía el cuidador trabaja 24 horas, por la noche con lo que toque (cambiar de posición al enfermo, asistirle si tiene que ir al baño, darle masajes si le duele algo, arropar y desarropar, poner termometro, dar medicación, etc...) y por el día ocuparse del aseo de la persona dependiente (ducha, afeitado, masajes, vestido...), comidas, visitas al baño, cambios posturales, estar pendiente de citas de médicos, fisios, terapeutas, u otros papeleos (petición de ayudas, gestión temas coche adaptado, gestión temas de obras adaptación casa...)

Y además sacar adelante un trabajo fuera de casa. En el caso de Nuria tiene la ayuda de Juan un cuidador que buscaron para que les echara una mano, mientras ella va a su trabajo habitual. Pero Juan los fines de semana no está, y tampoco por las noches. De modo que Nuria nunca descansa, se ducha en 5 minutos y ya, eso es lo que se cuida. Eso es lo que puede cuidarse. Los padres de Nuria echan una mano en lo que pueden, porque como dicen mis amigos, no quieren que hagan más de lo que hacen, ya que necesitan su propio espacio. Y también tienen amigos dando el apoyo que pueden, solo con el hecho de ir a ver a Raúl, de llamarle, de sacarle por ahí, de hacerle reír, de tratarle como siempre, no saben cuánto ayudan.

Yo como amigo interplanetario, puedo decir que en COSMONITA, mi planeta, los cuidadores tienen mucho apoyo. Yo por ejemplo como perdí las piernas al estrellarme con una motonave contra Venus, pues desde los 1010 años tengo varios cuidadores dandome apoyo, y además un amigo electrónico que me asiste en las tareas pesadas. Es una ventaja tener Robots porque a nosotros los que tenemos problemas para movernos nos facilita mucho la vida, pero también a nuestros cuidadores. Mi amigo metálico se llama LACTICO METALICO, y carga conmigo cuando tengo que expulsar líquidos, o cuando tengo que aspirarme para desinfectarme (si porque en Cosmonita nos aspiramos, ya que hace tiempo que no tenemos agua y por eso ya no nos duchamos), o cuando tengo que trasladarme de mi platisilla a mi platicamilla, etc... Y mis otros cuiadores son los que me dan cariño, los que me ayudan en las otras tareas, por ejemplo para acompañarme a ver a Raúl y a Nuria.

Quería contaros esto, porque creo que sería positivo que en vuestra sociedad, hubiera ayudas efectivas para estos cuidadores, los que están al pie del cañón, que luchan cada día, que van a por todas, que intentan que cada día sea lo más placentero, que tratan de disfrutar de lo que tienen y de lo que les rodea a pesar de las circunstancias y que no se ahogan en problemas absurdos, que no pierden el tiempo con lamentos, que se exigen al máximo, que tratan de sacar lo mejor de si mismos para con los demás, que buscan siempre el modo de que los que necesitamos ayuda, podamos hacer planes de salir por ahí, de tener vacaciones, de seguir en contacto con amigos, etc...

Y desde aquí decirles a NURIA y a Raúl que mucho ánimo y que me alegro de tenerles como amigos. Nuria ¡¡ tu vales mucho nena !! ¡¡ venga a por todas !!

P.d.: Gracias a mis cuidadores Casiolea, Hercupluto, y por supuesto a mi incansable amigo Láctico Metálico, por todo lo que hacen por mi cada día.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Budurebo por contar estas cosas porque los que lo vivimos desde fuera, no podemos hacernos una idea de lo que representa todo lo que está pasando en las vidas de Raúl y Nuria.

Un abrazo para ambos y ánimo.

Jose

Anónimo dijo...

Raúl la verdad es que tu mujer ya casi puede tener el título de enfermera. Solo le falta la parte teórica.

Budurebo está muy bien lo que has contado, por cierto me gustaría conocer tu planeta.

Besos. Carlota

Anónimo dijo...

Raúl me gusta tu amigo Budurebo, porque nos distrae y cuenta verdades como puños, pero echo de menos tus historias.

Aún así quiero felicitarte porque tu mujer vale su peso en oro.

Buen fin de semana. Juan

Anónimo dijo...

Hola Raúl,tengo que decirte que me pareces una persona digna de mi admiración y un gran luchador.
Por desgracia mi padre tiene Ela y en tu homenaje a los cuidadores e visto reflejada a mi madre que está con él las 24horas.Tu testimonio en tu blog ayudan a muchas personas tanto personas con esta enfermedad como a familiares que nos encontramos perdidos y no sabemos como ayudar.Gracias una vez más.Silvia.

jrrof dijo...

Tienes toda la razón del mundo "NUESTROS FAMILIARES SUFREN CON NOSOTROS" siempre con la ELA que se nos cruzó en nuestras vidas. Amigo INTERPLANETARIO gracias por tu relato. Josep un elático de 2.990 días.

jrrof dijo...

€i! Silvia cuéntame cosas si te apetece de la ELA de tu padre, soy Josep un elático de 8 años paseate por mi blog gracias
http://enfoques6ela.blogspot.com/

conruedasyaloloco dijo...

Me ha gustado mucho tu relato, es una realidad sangrante.
Hay momentos en que sufrimos más por nuestros cuidadores que por nosotros mismos e intentamos no decaer para evitarles un sufrimiento añadido.

Un saludo
Merche

Pilo dijo...

un beso inmenso para las dos.

Eva dijo...

Qué forma más bonita de contar una realidad tan dura. Absolutamente genial! Gracias. Un beso fuerte a los dos!!!