lunes, 19 de abril de 2010

FESTIVAL DE CORTOMETRAJES UNA EXPERIENCIA DISTINTA

Antes era bastante común que cuando ibas al cine a ver una película, al inicio se pusiera un cortometraje. Ahora eso es muy raro por no decir que nunca pasa y es una pena sabiendo toda la gente que trabaja en este tipo de formato.

Todo esto viene porque este pasado sábado fuimos al Festival Internacional de Cortometrajes de Móstoles. Aquí os dejo la página web: http://www.ficmostoles.com/ . Estuvo realmente muy bien era la primera vez que asistía a un festival de este tipo y disfruté mucho. ¿Qué fue lo más positivo? Ver cinco cortometrajes que te contaban cinco historias tan distintas. En el tiempo que dura una película normal ves cinco distintas. Me asombra la gran capacidad de síntesis que tenían algunas de ellas para transmitirte su mensaje en tan poco tiempo.

De los cortometrajes que vimos nuestro fávorito fue uno que se llamaba "Cara o Cruz", una historia de adolescentes, que a través del azar se atreven a hacer cosas muy dispares. Y al final queda en el aire si por azar los chicos se atraen o no, si son homosexuales o no. A Nuria y a mi nos encantó. En definitiva una historia divertida y entretenida. En el grupo que ibámos hubo diversas opiniones acerca de cuál era el corto favorito de cada uno, pero todos coincidimos en cuál fue el peor o menos afortunado...

¿Qué fue lo peor para mi? El teatro de reciente construcción (Teatro el Bosque), está supuestamente adaptado para sillas de ruedas. De hecho en el folleto del festival dicen: que hay una fila para personas con silla de ruedas, la fila 16, que es la última fila del teatro. Y nuestra sorpresa que no tenía suficiente espacio para ponerme con mi silla. Parece que la gente que diseña este tipo de edificios no se preocupa en saber cuánto espacio es necesario. Deben pensar que solo hay un tipo de silla y está claro que eso no es así.

Al final tuve que ponerme en una esquina casi en el pasillo, después de superar los problemas que nos pusieron para situarme ahí por supuestas razones de seguridad. Pero era ahí o en ningún sitio. Ni yo ni nadie debe pagar la mala adaptación realizada. Aparte de eso, Nuria para estar a mi lado (después de pelearse con el acomodador) se tuvo que sentar en una silla alta (como la que usan algunos actores en sus monólogos o como las tronas de los niños). Parece que la persona en silla de ruedas no tiene derecho a ir acompañada o deben pensar que no va a acompañarle nadie. Pues resulta que nosotros fuímos con 13 amigos más. En total eramos unos 15. Nuria y yo estuvimos solos en la fantasmagorica fila 16 y ellos por otra parte. Las personas en silla de ruedas no son apestados. Cualquiera puede encontrarse en esa situación en algún momento de su vida y tiene derecho de tener unas condiciones dignas para disfrutar de los momentos de ocio.

En fin creo que deberían solucionar el problema de esta fila si es que es posible, pero no se por qué lo veo un poco complicado.

A Nuria se le ha ocurrido hacer una convocatoria masiva de personas en sillas de ruedas, para que comprasen entradas para ir a este TEATRO para otro evento de otro tipo y montar allí una especie de protesta. Nuria también piensa que esto que nos ha ocurrido podría ser una buena historia para un corto, quizá serviría para concienciar un poco más. A ella le encantaría que por ejemplo el concejal de cultura de Móstoles tuviera que utilizar una silla de ruedas temporalmente y que ¡que mala suerte! su silla resulta que no cabía en la fila 16. Desde luego esta chica tiene unas ideas, jajjaa.

En fin otro día os cuelgo fotos del festival y así os hacéis una idea de esto que he contado. Por cierto, como siempre ha estado bien que Nuria me convenciera para ir a este festival, siempre consigue que hagamos cosas que me hagan sentir bien, que me hagan féliz.

Por último decir que próximamente hablaré del tema de las reformas de los baños en respuesta a un correo electrónico que me llegó la semana pasada.

8 comentarios:

Cantares dijo...

Que bueno! me alegro que vieran esos cortos, en otro momento entro al enlace.
Dos cosas
1ºno se le puede hacer llegar a la asociaciòn de arquitectos o alguna universidad de arquitectura,como inquietud,no pidiendo nada pero hacerles saber que hay muchas sillas distintas para diferentes necesidades? aunque parezca obvio,indudablemente no lo saben o no lo tienen en cuenta.
2º desde hace unos dìas cada post mìo va acompañado de una invitaciòn a votar por ADELA, algunos ya se sumaron, si no lo logra por lo menos sabemos que se hizo un buen intento y el responsable del esfuerzo sos vos Raùl.
Un beso grande, otro para Nuria y que tengan una buena semana

Alijodos dijo...

Pues seria una buena idea esa de protestar asi de esa forma....Aqui en malaga el concejal de movilidad va en silla de ruedas asi que esta muy pendiente de todas estas cuestiones..Bueno me alegro de que lo pasaras muy bien..un abrazo..

Carmen Reina dijo...

Esta claro que los que realizan estas cuestiones no han tenido ningún caso de familiar en silla de ruedas,sino pensarían un poquito más.Me alegro mucho que disfrutas en compañía de Nuria,que ha tenido una buena idea con lo de la concentración.
Un abrazo muy fuerte a los dos

jose dijo...

Me alegro que disfrutarais de nuevo en una de vuestras salidas. Me uno a la protesta...Seguid así y vivid a tope...con Nuria a tu lado puedes con TODO.Un beso. Mari Carmen.

Belen y Paula dijo...

Me parece increible que se proyecte un teatro con un espacio destinado a personas en silla de ruedas... ¡en el que no quepan las sillas de ruedas!. De verdad que vivimos en el mundo al revés.

¡Que tengáis un gran día chicos!

Franxu dijo...

jajaj, desde luego, lo del concejal de cultura de Móstoles resulta un tanto descabellado pero las otras dos propuestas son extraordinarias y, creo, bastante factibles!! Yo hasta tengo un amigo que hace cortos aqui en mi pueblo y me muero por comentarselo! en fin, a ver si hay suerte, ánimo!!

Anónimo dijo...

Ra, eres un crack.

Me alegro muchísimo de que sigas haciendo estas cosas, aunque a veces haya algunas dificultades.

Mucho ánimo para seguir adelante!!

Un abrazo

Javier Pelazas dijo...

Estimada Nuria:



La organización del Festival Internacional de Cortos nos ha hecho llegar tu amable mail en el que, por un lado nos felicitabas por la organización del Festival y las películas proyectadas, y por otro elevabas una queja sobre los espacios reservados para personas que acudan al teatro en sillas de ruedas.



En primer lugar, me gustaría en nombre de la concejal, Mirina Cortés, y del equipo de trabajadores del área pediros disculpas por las molestias que hayan podido surgir por la falta de espacio para la silla. Lo cierto es que desde hace tiempo tenemos establecido un protocolo de atención y situación para personas con dificultades de movilidad. Y, de hecho, los accesos al edificio y a la sala están perfectamente adaptados. No sois los primeros en acudir al teatro en silla de ruedas y hasta la fecha nunca habíamos recibido ninguna sugerencia en este sentido.



No obstante, desde este preciso momento haremos una revisión de los posibles fallos en este protocolo y tomaremos todas las medidas posibles para haceros vuestra próxima visita a nuestras instalaciones lo más confortable posible.



Te agradezco tus sugerencias porque gracias a vuestras aportaciones lograremos que el servicio que prestamos a los espectadores del Teatro sea mejor cada día.



No dispongo del correo de Raúl, te ruego que le hagas llegar la contestación.



PD. Con respecto a las medidas de protesta, reconozco que son imaginativas y “explosivas” pero espero que no sean necesarias, basta con tu escrito para que hagamos una revisión y tomemos todas las medidas necesarias para mejorar nuestras instalaciones y servicio.



Un saludo.





Javier Pelazas

Director Área de Cultura